Cuando usamos cremas es porque queremos mantener nuestra piel bien cuidada y hermosa. Aunque en realidad, escoger el tipo de crema a utilizar puede ser complicado. Sobre todo, porque existen cremas para diferentes horarios, usos y partes del cuerpo.

Las más usadas son las cremas faciales, pues es la parte de nuestra piel a la que más prestamos atención. Estas se dividen en dos grandes grupos, las cremas de día y las de noche.

¿Qué características tiene cada una? ¿Qué pasa si me pongo crema de noche en el día?

Son preguntas muy frecuentes y pertinentes, pues son productos costosos que queremos aprovechar al máximo. Ya sea por ahorrar o porque aún nos queda un bote de crema de noche y le queremos dar salida. ¡Te explicamos qué puede pasar!

¿Por qué usar cremas para la piel?

La piel es nuestra capa de protección contra agentes externos (calor o frío, aire o agua). Incluso elimina residuos de nuestro cuerpo mediante el sudor. Debido a esta exposición constante, puede sufrir daños que la lleven a perder brillo y juventud.

Además de llevar una dieta sana y una correcta hidratación, utilizar cremas para la piel es algo que la favorece. Es más, ayuda a preservar la salud de nuestra epidermis.

Estos productos brindan un extra de nutrientes e hidratación que preservan su flexibilidad, juventud y belleza natural.

¿Por qué hay cremas de día y cremas de noche?

A simple vista, podría parecernos un acto de puro marketing de las empresas para ganar más, pero no es así. Las razones para diferenciar las cremas tienen análisis y razones científicas detrás.

Y es que cada una tiene una función específica. Las actividades y procesos que hacen nuestros órganos en el día (incluida la piel), no son los mismos que se realizan de noche.

Entonces ¿para qué se utiliza cada crema?

Crema de día

La crema de día hidrata la piel y funciona a la vez como escudo protector ante los agentes ambientales externos.

  • En las cremas de día priman las texturas ligeras, ya que esto propicia una absorción rápida por parte de nuestra piel. De forma que luego se pueda aplicar maquillaje.
  • Su función principal es la de protección del cutis, por lo que está enriquecida con ingredientes hidratantes y antioxidantes.
  • Incluyen (o deben incluir) filtros o protectores solares.
  • Ayudan al cutis a corregir imperfecciones para presentar un aspecto uniforme y suave.

que pasa si me pongo crema de noche en el dia

El momento ideal de aplicarla, luego de haber lavado y secado nuestra piel, es antes de salir del hogar.

Crema de noche

En la noche la actividad de nuestra piel se intensifica, pues el proceso de renovación celular se acelera y trata de regenerar o reparar los daños sufridos.

El principal objetivo de la crema de noche es ayudar a la piel en su proceso de renovación.

  • Esta crema tiene una textura más densa que la crema de día y posee más principios activos.
  • Está enriquecida con vitaminas y nutrientes que ayudan a la piel en su proceso de regeneración.
  • No contienen factor de protección solar, pues de noche no es necesario. Además, en su mayoría tienen aromas agradables que ayudan en la conciliación del sueño.
  • Se puede aplicar antes de dormir o cuando aún queden horas antes de irnos a descansar, el horario ideal depende de cada persona.
  • Las cremas de noche, unidas a un sueño sano y reparador favorecen una piel más cuidada y joven.

¿Qué pasa si me pongo crema de noche en el día?

Si utilizamos la crema de noche en el día, no es el fin del mundo; el tratamiento nos hidratará la piel y nos aportará nutrientes. Además, favorecerá la exfoliación de las células muertas de nuestro cutis.

Pero nos ofrecerá un menor resultado, pues no es el momento del día donde nuestra piel elimina la mayor cantidad de células muertas. Tampoco nos brindará la protección solar, algo que puede ser compensado agregando una crema protectora de rayos ultravioletas.

Hay que señalar que como, la crema nocturna tiene mayor concentración de activos, no le favorece la exposición ambiental diurna para su efectividad.

Usar las cremas correctamente

La clave en el éxito de las cremas depende fundamentalmente de quien las emplee.

Algo importante es tener constancia en su uso, pues no es muy efectivo utilizarlas una sola vez. Los mejores resultados siempre se obtienen con paciencia y constancia.

También es fundamental hacer un uso correcto de las cremas, para lo cual te doy algunos consejos:

  • Limpiar y secar nuestra piel siempre antes de aplicar la pomada cosmética. La limpieza elimina la suciedad y la grasa. Una epidermis limpia absorbe mejor los componentes hidratantes y nutritivos.
  • Escoger bien la variante de crema. No todos los cutis son iguales, existen preparados para pieles secas, grasas, deshidratadas, con arrugas, etc.
  • Aplicar la cantidad justa. No siempre más es mejor, pues en ocasiones podemos estar saturando la piel. Cubrir con una capa ligera e imperceptible visualmente nuestro rostro, es suficiente.
  • No aplicar nada si tenemos alguna lesión en la piel (acné, enrojecimiento, quemadura, etc.) e ir de inmediato a consultar un especialista en dermatología.
  • Utilizar la crema diurna en el día y la nocturna en la noche.

La edad para comenzar a usar pomadas cosméticas para la piel no está definida. Ya que son indicadas para las personas que noten que su epidermis presenta signos de fatiga o deterioro.

La recomendación es que, si las necesitas, las emplees sin importar tu edad, pero en el horario para el que están indicadas.

Como hemos comentado, no hay ningún inconveniente médico en usarlas en un momento distinto.

Ahora ya tienes la respuesta a tu pregunta de ¿qué pasa si me pongo crema de noche en el día? Mejor emplearlas en un horario distinto a no emplearlas. ¡No desperdicies nada!