Existen periodos que son muy complejos en las relaciones. La convivencia atraviesa por diversas etapas. A veces, llegan las dudas, el desgaste y el desencanto. Te damos cinco consejos para salvar tu matrimonio en una crisis de pareja.

 

1. Afronta la situación: no mires para otro lado

Las crisis tienden a agravarse cuando uno o ambos miran hacia otro lado. Así sucede cuando cada uno se distrae con otras ocupaciones más inmediatas. Ha llegado el momento de hablar de lo que está ocurriendo para analizar las causas, las consecuencias y las posibles soluciones.

2. Ten paciencia: concéntrate en un proyecto de vida a largo plazo

Generalmente, una crisis de pareja no se resuelve de forma inmediata. Pero puede superarse y convertirse en una oportunidad para crecer juntos. Es recomendable cultivar la paciencia y alimentar el arte de la espera. Es decir, concéntrate en un proyecto de vida a largo plazo.

3. Implícate y abre tu corazón

Implícate en la relación para cultivar la generosidad emocional de ser tu mejor versión ante el otro. Y abre tu corazón para recibir el respeto, el amor y el afecto que mereces. Establece límites y normas que protejan tu bienestar y tu felicidad.

4. Fomenta el bien común: apuesta por la colaboración

La felicidad compartida en común eleva el bienestar individual. Y el bien común se construye de forma consciente a partir de la reciprocidad, la colaboración y el equilibrio. Aprende a pedir lo que necesitas (no esperes a que tu pareja lo adivine).

5. Planes compartidos en común que conectan con los intereses de ambos

Una crisis de pareja se convierte en una oportunidad para volver a conectar. Es un buen momento para organizar planes en común que conectan con los intereses y preferencias de ambos. Es decir, es importante fomentar los espacios de diversión a través de instantes más distendidos.