Ser amable es un valor que puede enamorar a otra persona. Sin embargo, la amabilidad no es exclusiva del proceso de seducción. Alguien puede destacar por su trato cálido hacia los demás en la familia, la amistad o el entorno laboral… A pesar de ello, surge una confusión habitual en el plano sentimental: identificar la amabilidad como una señal de enamoramiento. Evidentemente, es una identificación que se produce en muchas ocasiones. Pero también hay otros momentos en los que ser amable no oculta un interés amoroso. A continuación, te damos algunos consejos para no confundir la amabilidad con el deseo romántico.

1. Cuando te trata de un modo diferente a otras personas

Es una de las referencias que puede marcar la diferencia para quien siente que la amabilidad de esa persona muestra gestos, palabras o acciones muy concretas. En ese caso, refleja un comportamiento que no se extiende de forma universal al entorno próximo sino que establece alguna diferencia con esa persona particular que se convierte en la destinataria de las demostraciones de atención.

2. Aumenta el grado de confianza

La amabilidad, en ocasiones, no produce un impacto más trascendente en el vínculo entre dos personas. Sin embargo, si realmente existe un interés romántico, hay un deseo de conocer mejor al otro y crear una conexión emocional.

numeros-en-la-arena-de-la-playa

3. Hay otras señales que te confirman tu intuición o que te hacen dudar

La información que una persona transmite en su relación contigo va más allá de la amabilidad. Es decir, puedes percibir otras muchas acciones que te reafirman en tu intuición o que, por el contrario, te generan grandes dudas en torno a los sentimientos del otro. Esas señales también son significativas por su ausencia. Es decir, si esperas algo que no ocurre en la realidad.

En última instancia, no existe una forma de saber con certeza absoluta, a partir de la interpretación de la amabilidad de otra persona, si está enamorada. Por ello, es importante que confíes en tu intuición cuando observas ciertas señales significativas que, al menos, te hacen dudar. En cualquier caso, sí conviene recordar que la amabilidad no se identifica de forma general con el enamoramiento.