La merienda es una de las comidas más importantes de la jornada. Sin embargo, a veces parece quedar en un segundo plano respeto a otras rutinas. Por ejemplo, así como es positivo crear un contexto de calma para comer o cenar con tranquilidad, es esencial que los niños disfruten de su merienda al salir del colegio. ¿Qué beneficios aporta merendar en familia?

 

1. El espacio ideal para comenzar la rutina

La merienda en familia aporta un lugar de encuentro para comentar aspectos relacionados con el colegio, los amigos, las actividades extraescolares, los planes del fin de semana… En definitiva, aporta un entorno de diálogo y comunicación.

2. Descanso físico y emocional

El ritmo de vida actual puede ser muy intenso para padres e hijos (cada uno desde su realidad y perspectiva). Merendar en familia es una práctica saludable que potencia el descanso desde el punto de vista físico y emocional. La compañía alimenta los vínculos afectivos, la resiliencia, el apego seguro y el bienestar.

3. Crear hábitos positivos

Merendar en familia es clave para que los niños se sientan acompañados al salir del cole. Además, el acompañamiento y el seguimiento del entorno más cercano incide en la creación y mantenimiento de un hábito muy valioso (más allá del punto de vista nutricional).

4. Propuestas saludables

La presencia del padre o la madre durante la hora de la merienda es clave para que el niño mantenga una dieta saludable. Es decir, es el momento perfecto para degustar propuestas nutritivas.

merendar-en-familia-a-la-salida-del-colegio

5. Un descanso antes de hacer los deberes o jugar

La merienda en familia ofrece un espacio de pausa, autocuidado y conversación. Marca un punto de inflexión en el ritmo de la tarde. Es recomendable disfrutar de ese momento antes de jugar o hacer los deberes.

Por tanto, hay muchas razones para merendar en familia y potenciar el encuentro.