La llegada del 14 de febrero produce reacciones diferentes en la sociedad. Es una fecha que pasa desapercibida ante la mirada de algunas personas. Sin embargo, también puede convertirse en un momento clave del calendario o, por el contrario, causar sensaciones menos agradables. Por ejemplo, el sentimiento de soledad puede percibirse y vivirse con más intensidad. No se trata de una norma general, sino de una posibilidad que también puede experimentarse en Navidad y otros periodos especiales. Te damos cuatro consejos para cuidar tu bienestar emocional en San Valentín.

1. Conecta con el amor que hay en tu vida

Existen diferentes formas de conexión, que van más allá de la reciprocidad en la pareja. No te centres en hacer comparaciones entre diferentes vínculos y experiencias. Cuida la comunicación con personas que son importantes para ti.

2. Sigue con la rutina

Algunas personas experimentan una sensación de incomodidad cuando llega San Valentín. A pesar de que sea un día más en el calendario, tiene gran visibilidad en la sociedad. Y puede ocurrir que la situación presente no sea plenamente deseada.

Por ejemplo, aquellos que viven un desamor reciente, o sufren por no encontrar pareja, tal vez echen de menos una realidad diferente. Pues bien, sigue con tu rutina habitual. Y, si te apetece, haz algo especial. Por ejemplo, organiza un plan divertido o compra un regalo para ti.

3. Desarrollo personal

El contacto con las emociones y sentimientos que vives en el Día de San Valentín, eleva tu nivel de autoconocimiento. Dedica tiempo a disfrutar de tu compañía y a conocerte mejor en esta etapa de tu vida.

chica-muestra-un-mensaje-de-amor

4. Cuida tu diálogo interno en torno a la celebración de San Valentín

En ocasiones, cuando la persona desea que pase pronto el día de San Valentín, se anticipa de forma negativa a las vivencias que va a experimentar durante la jornada. Cuida tu diálogo interno porque el tono adoptado, si es amable y respetuoso, influye positivamente en el bienestar emocional.