Si quieres tener una oficina cómoda en casa, elige muebles funcionales. El cuidado estético de tu espacio de trabajo resulta muy atractivo a nivel visual. Sin embargo, es importante que, además, percibas el valor de la comodidad en el entorno que te rodea mientras estás inmerso en proyectos, gestiones y tareas. La mesa es el elemento más representativo de un despacho. ¿Cómo encontrar el producto adecuado?

1. Un diseño amplio (incluso en espacios pequeños)

Para incrementar el confort en el horario de trabajo, elige una mesa que te proporcione una superficie amplia. ¿Pero cómo seleccionar un modelo adaptado a las necesidades y características de una estancia pequeña? Los diseños que tienen un formato extensible permiten ajustar la medida en función del momento.

2. Gustos, preferencias y necesidades

mesa-de-escritorio-de-color-blanco
¿Qué características debe reunir el mueble ideal analizado desde tu punto de vista? Tu propia experiencia profesional puede ayudarte a poner en perspectiva esta cuestión. Por ejemplo, tal vez quieras que tu escritorio pueda desplazarse con facilidad. En ese caso, elige una mesa con ruedas. ¿Quieres incrementar el almacenaje disponible en tu zona de trabajo? Los cajones se convierten en el complemento indispensable de un diseño que incorpora esta propuesta a uno de los lados.

Sin embargo, la búsqueda de un escritorio para la oficina también se convierte en una oportunidad para potenciar el bienestar, la comodidad y la productividad. Es decir, ofrece la ocasión ideal para descubrir nuevas opciones que van más allá de lo convencional. Actualmente, las mesas altas de oficina han ganado un gran protagonismo en los espacios de trabajo.

Son regulables en altura, en consecuencia, es un formato muy ergonómico para cuidar la postura corporal. Puedes estar de pie o sentarte en un taburete alto. Puedes seleccionar una silla que se adapta perfectamente a las diferentes posiciones del escritorio. Es una tendencia que añade dinamismo a la rutina profesional porque favorece el movimiento y el cambio de postura.

3. Estilo: el mismo que el de la oficina o una opción complementaria

Es aconsejable que la mesa de trabajo te resulte útil, cómoda y práctica. Pero no renuncies al valor de un diseño cuidado y bonito. ¿Y qué estilo realza la decoración de la oficina en casa? Una mesa que se alinea con el mismo estilo del despacho se suma fácilmente al conjunto. Se convierte en la pieza definitiva de un look que luce una verdadera armonía en su totalidad.

Por su parte, una propuesta en contraste puede complementar la estancia con un punto focal muy atractivo. Hay estilos que se nutren y alimentan cuando se enmarcan en un mismo lugar. Por ejemplo, el nórdico combina muy bien con el toque rústico o la estética industrial. Del mismo modo, si deseas potenciar la personalidad y la originalidad en tu zona de trabajo, el diseño ecléctico puede convertirse en una inspiración para ti.

4. Materiales de calidad (para un largo periodo de vida útil)

escritorio-en-blanco
La mejor mesa de escritorio para amueblar una oficina en casa no tiene por qué ser aquella que presenta un precio elevado. Sin embargo, es importante no perder de vista cuál es la función principal del mueble y su uso práctico. Los materiales de calidad aportan resistencia a un producto que, en caso contrario, puede deteriorarse y desgastarse con más facilidad.

Conviene elegir un escritorio que destaque por su fortaleza, principalmente, en la estructura. Es decir, en la base. En ocasiones, el tablero está realizado en una composición diferente. Sin embargo, es aconsejable que selecciones un modelo que, a partir de su calidad, se mantiene en buen estado durante un largo periodo de tiempo.

Por tanto, la mejor mesa de escritorio para una oficina en casa unifica la ergonomía, la versatilidad y el estilo.