Ninguna relación de pareja es perfecta ni se mantiene en el mismo estado durante años. Es importante no alimentar la insatisfacción, pero sí es positivo ser sincero para poner el foco en las áreas de mejora. ¿Cómo cambiar lo que no te gusta de tu relación de pareja? En Son Pareja te damos todas las claves.

1. Asume tu responsabilidad ante el cambio

El vínculo no va a evolucionar realmente si crees que la transformación implica, únicamente, a tu pareja. Asume tu responsabilidad ante el cambio. Es decir, empieza por analizar qué comportamientos, acciones, palabras y gestos quieres potenciar a partir de ahora.

2. Acepta lo que no te gusta (pero sin buscar la perfección)

Que algo no te guste de tu relación no significa que tu pareja deba cambiar para agradarte. Es decir, su punto de vista sobre esa cuestión puede ser diferente a tu propia visión de la realidad. Acepta lo que no te gusta, pero profundiza más allá de la superficie en torno a las razones, las consecuencias y las alternativas que valoras.

3. Pide ayuda para cambiar lo que no te gusta de tu relación

Una pareja puede mantener dinámicas que son el reflejo de un esquema que se repite. Sin embargo, la rutina puede mostrar carencias notables cuando ambos se sienten estancados en un escenario de infelicidad. Por tanto, pide ayuda para cambiar los aspectos que no te gustan de tu relación. Algunos cambios son muy lentos. A veces, es positivo contar con ayuda externa durante un proceso de transformación. La psicología, la mediación y el coaching ofrecen recursos valiosos para parejas.

persona-en-consulta-de-psicologia

4. Habla con claridad con tu pareja

¿Qué aspectos no te gustan de tu relación de pareja? ¿Qué cuestiones quieres cambiar? Habla con claridad sobre tu punto de vista (y no solo desde la perspectiva personal). Es decir, aporta razones y argumentos que den valor a tus peticiones o mensajes asertivos.

¿Cómo cambiar lo que no te gusta de tu relación de pareja? Con paciencia, calma, colaboración e inteligencia emocional.