Anteriormente, ya te contamos sobre los múltiples beneficios del aceite de oliva, que al consumirlo y cocinar con él, te protege de enfermedades fatales. Ahora imagina combinarlo con el ajo, otro ingrediente estrella para preparaciones saludables. Según los expertos, la mezcla de ambos puede ayudarte a mejorar la digestión y a regular el colesterol.

Y es que debido a todas las bondades que ofrecen, no te extrañará saber que una preparación a base de aceite de oliva y ajo puede ser muy positiva para tu organismo.

Al tomarlo, te ayudará a evitar la hinchazón del estómago, la acidez y el reflujo gastroesofágico.

Otro beneficio implica reducir los niveles de colesterol malo en la sangre, siempre que combines el aceite de oliva y el ajo a una dieta equilibrada. De acuerdo a una investigación realizada en España, una infusión combinada con los dos ingredientes te ayudará a regular el colesterol.

Incluso, podrías añadir unas gotas de limón para elevar las propiedades depurativas, ya que el aceite de oliva con limón en ayunas te sirve para adelgazar.

Cómo preparar y tomar el aceite de oliva con ajo

Vas a necesitar: 470 ml de aceite de oliva extra virgen, 8 dientes de ajo, aceitunas al gusto, granos de pimienta y especias, un recipiente de vidrio.

Así debes prepararlo:

Lo primero es que le retires la cáscara a cada diente de ajo y los machaques con ayuda de un cuchillo. Si eres amante de los rituales esotéricos, no tires las cáscaras, porque puedes emplearlos en un hechizo para bloquear las malas intenciones de la ex de tu pareja.

Toma el recipiente de vidrio y coloca los dientes de ajo, las especias y las aceitunas, que le darán un sabor especial a la mezcla. Finalmente, llena el frasco con el aceite de oliva y agítalo.

Tu preparación está lista. Ahora deberás guardarla durante los próximos 5 días, pero es importante que no pase de ese tiempo, ya que podría echarse a perder.

El aceite de oliva con ajo puedes añadirlo a tus comidas, cocinar con él, preparar una infusión o, si eres más osado, consumir una cucharada.

La información contenida en este artículo es solo para fines educativos e informativos y no pretende ser un consejo médico o de salud. Siempre consulte a un médico u otro proveedor de salud calificado con respecto a cualquier pregunta que pueda tener sobre una condición médica u objetivos de salud.